Shubham Banerjee, otro joven inventor

Si hace unos días publicaba el caso de Cesare Cacciti como ejemplo de lo que los niños son capaces de hacer cuando se les permite desarrollar sus talentos y pasiones, hoy traigo una historia parecida.

Shubham Banerjee creo que impresora de braille con piezas de Lego cuando tenía doce años. A los trece, ha podido crear una start-up para fabricar una versión low cost de su invento gracias a la financiación de Intel, la empresa donde trabaja su padre.

Todo empezó con esta pregunta: “¿Cómo leen los ciegos?”

A lo que su padre respondió: “Búscalo en Google”. Lo buscó y descubrió que las impresoras braille cuestan varios centenares de dólares, así que se puso a pensar para dar con una solución que fuera asequible para todo el mundo, y lo consiguió.

Su madre cuenta que antes solía pensar que el niño perdía el tiempo cuando pasaba tantas horas haciendo y deshaciendo inventos, a veces acostándose más tarde de las dos de la madrugada, pero que ahora le dice a todas las madres que crean en sus hijos.

 

SJM-VCKID-1104