El desprendimiento educativo

Tras años de estudio e investigación, hoy he redactado las cinco primeras páginas de mi próximo libro El desprendimiento educativo. He aquí un extracto:

 

El desprendimiento es todo acto por el que un individuo se deshace de las correas del Estado, incumpliendo o no las leyes vigentes, porque considera que es su obligación moral actuar de cierta manera y no sometido a un Estado cuya legitimidad no reconoce.

El desprendimiento educativo, por tanto, tiene dos cauces posibles: dentro de la legalidad o fuera de ella. Existen tres formas básicas de desprendimiento educativo: las escuelas privadas, el refuerzo escolar y la no escolarización.

Una opción parcial de desprendimiento educativo es el refuerzo escolar. Ofrecer al niño escolarizado clases de apoyo donde aprenda todo aquello que en la escuela no le van a enseñar.; ponerle en manos de alguien -sean sus padres o no- que le enseñe a leer y a escribir correctamente, a desarrollar su capacidad de pensamiento crítico y de raciocinio y cualquier otra habilidad o conocimiento que sus padres consideren necesario o imprescindible. Se le pueden enseñar otros idiomas para que realmente sea competente en su uso en vez de perder diez años de su vida en estudiar un inglés que sólo le servirá para aprobar exámenes y pasar de un curso a otro. Se le pueden enseñar las matemáticas en toda su belleza y profundidad, haciéndole ver que están en todas partes, que nos encontramos con ellas todos los días de nuestra vida y que son un conocimiento extremadamente útil que no sólo sirven para predecir a qué hora y en qué lugar van a encontrarse un tren que salió de Barcelona y otro que salió de Madrid. Y se le puede ayudar a ver que todas las asignaturas que debe trabajar en el colegio están en realidad íntimamente relacionadas. La literatura, la historia, la ciencia, la lengua, las matemáticas… todas forman parte del vasto conocimiento que la humanidad ha desarrollado a lo largo de los siglos. Pero más importante aún, se le puede enseñar a amar el conocimiento por si mismo, por su utilidad práctica y por su función primordial en el desarrollo de la propia personalidad. Se le puede y se le debe enseñar que el objetivo del estudio no es y nunca debería haber sido la superación de un examen y la obtención de una calificación.

 

selepuedeydebe