Shubham Banerjee, otro joven inventor

Si hace unos días publicaba el caso de Cesare Cacciti como ejemplo de lo que los niños son capaces de hacer cuando se les permite desarrollar sus talentos y pasiones, hoy traigo una historia parecida.

Shubham Banerjee creo que impresora de braille con piezas de Lego cuando tenía doce años. A los trece, ha podido crear una start-up para fabricar una versión low cost de su invento gracias a la financiación de Intel, la empresa donde trabaja su padre.

Todo empezó con esta pregunta: “¿Cómo leen los ciegos?”

A lo que su padre respondió: “Búscalo en Google”. Lo buscó y descubrió que las impresoras braille cuestan varios centenares de dólares, así que se puso a pensar para dar con una solución que fuera asequible para todo el mundo, y lo consiguió.

Su madre cuenta que antes solía pensar que el niño perdía el tiempo cuando pasaba tantas horas haciendo y deshaciendo inventos, a veces acostándose más tarde de las dos de la madrugada, pero que ahora le dice a todas las madres que crean en sus hijos.

 

SJM-VCKID-1104

Cesare Cacitti, el joven inventor

Me crucé con este tweet de Josto Mafeo y me puse a investigar quién era este chico.

Cesare Cacitti

Es italiano, tiene 15 años, y su vida cambió el día que le regalaron un kit de electrónica por su cumpleaños. Comenzó a construir cosas ya hacer sus propios inventos hasta que logró construir una impresora 3D con la que imprimió un robot que se puede controlar desde cualquier parte del mundo a través del teléfono móvil. En la Maker Fair de Roma le dijeron: “Lo cuentas como si hubieras ido al bar a comprarte un helado”. A lo que él respondió: “¡Es que ES como ir al bar a comprar un helado! Sólo hace falta pasión y estudiar un poco. Aprendo estas cosas buscando en internet”. Fue gracias a Youtube que se apasionó por la impresión 3D. Como sus padres no le querían comprar una impresora 3D decidió construírsela, lo que le llevó 8 meses de trabajo.

Su sueño es crear una impresora 3D que sea asequible para que pueda haber una en casa casa. Su proyecto ha sido finalista del Premio Marzotto de emprendedores.

Ha participado en el Máster de Arquitectura Digital de Venecia, no como alumno sino como ayudante del profesor y reconoce que escribe poco en su blog porque la escuela no le deja mucho tiempo libre. Me pregunto hasta dónde llegaría si no tuviera que dedicar 5, 6 o 7 horas diaria a los estudios formales.

“Si uno tiene pasión puede hacer cualquier cosa” – Cesare Cacitti

Niño de 5 años pasa el examen de Microsoft

examen-oficial-de-Microsoft

Esto lo convierte en la persona más joven del mundo que consigue superar dicho examen y convertirse en un profesional acreditado oficialmente por el gigante de Redmond.

Toda una hazaña, aunque es evidente que la misma no habría sido posible sin el esfuerzo de su padre, quien fue enseñando Qureshi siguiendo un modelo de pequeñas “dosis” diarias.

Con respecto al examen Qureshi dijo que le pareció difícil pero divertido, y que le gustaría montar su propia empresa dentro del mundillo tecnológico en un futuro.

http://www.muycomputer.com/2014/11/15/nino-examen-oficial-microsoft

 

Os preguntaréis qué tiene que ver esta noticia con el desprendimiento educativo. Tiene mucho que ver porque uno de los motivos del desprendimiento es huir de la infantilización de la población promovida por el sistema escolar. La infancia se ha alargado artificialmente, se ha inventado una nueva etapa llamada “adolescencia” a la que se ha dotado de unas caracterísitcas que convierten a una buena parte de la población en seres incapaces de gobernarse a si mismos. Se habla ya, incluso, de la “adolescencia extendida”, de modo que la madurez se retrasa cada vez más y se justifica ese retraso.

Sin embargo, los niños son capaces de hacer grandes cosas cuando se respeta su motivación y se les da el apoyo que requieran. La historia está llena de ejemplo de personajes que hicieron grandes cosas a edades muy tempranas. Los revisaremos en el libro.

Cómo despertar pasión por el aprendizaje, por Seth Godin

seth_godin

 

Cómo despertar pasión por el aprendizaje

Si quieren enseñar a alguien, cómo apasionarse por la historia de EEUU, ¿por qué le darías un libro de texto? ¿Acaso la gente entra en una librería y dice, “me interesa lo último y más emocionante que me va a atrapar sobre la Guerra Civil.? ¿Tiene uno de esos libros de texto? Si quieres enseñarle a alguien cómo ser un aficionado al béisbol, ¿empezarías haciéndole entender la historia del béisbol, quién era Abner Doubleday, qué es hacer campañas rurales, las influencias del cricket y el capitalismo y las ligas negras? ¿Dirías mañana hay un examen. Quiero que memoricen a los 50 mejores bateadores en orden por su promedio de bateo y luego clasificarán a la gente con base a los resultados del examen? los que lo hicieron bien, ¿fueron los que mejoraron mejor los nombres de los bateadores? ¿Es así como se generarían aficionados al béisbol?

Vía Duarte Falcó