El objetivo del desprendimiento

Mi querida Madalen ha dedicado una entrada en su blog a mi proyecto de El desprendimiento educativo. Para quien no la conozca, Madalen Goiría es profesora de derecho civil y fue la primera persona en España que defendió una tesis doctoral sobre el homeschooling en el ámbito del Derecho. Existía otra anterior que era sobre educación y dedicaba un apartado al homeschooling, y otra más que no era de Derecho sino de Pedagogía, pero la tesis de Madalen fue la primera monográfica en Derecho. Durante todos los años que duró su investigación fue volcando información y reflexiones en un blog que decidió no cerrar cuando terminó de escribir la tesis.

En su post escribe:

La idea es sencilla: los ciudadanos movidos por el deseo de gobernar  sus propias vidas, sin delegar en el Estado optan por, en el más puro instinto liberal, darle la espalda y organizar la vida y la satisfacción de las propias necesidades básicas, como la sanidad o la educación fuera de sus estructuras.

Debo admitir que me sorprende la idea, que desconocía el concepto y que prometo seguirla y enterarme en profundidad antes de plantear una crítica que pugna por salir en la punta de los dedos según escribo. El neo liberalismo que sirve de base al concepto y el abandono de lo público me produce aprensión. Pero no voy a criticarla sin pruebas y sin conocimiento, sería una irresponsabilidad

Yo le agradezco que aplace sus críticas hasta que el proyecto esté más avanzado pero aprovecho para recoger el guante y aclarar lo siguiente:

El objetivo del desprendimiento, en cualquier ámbito, no es el desmantelamiento del Estado ni de los sistemas públicos. Esto puede ser una utopía que muchos liberales abrazan: que dejen de existir los Estados, que dejen de existir los servicios públicos y que desaparezcan con ellos los impuestos. Pero el desprendimiento va más allá de cualquier teoría política y de cualquier movimiento social. El desprendimiento es, hablando en plata, un sálvese quien pueda. De qué te desprendas y cómo te desprendas depende exclusivamente de ti. Puedes contratar un seguro de salud privado y así dejar de usar el servicio público, pero no por ello dejarás de financiarlo con tus impuestos ni va a dejar de existir. El desprendimiento es un acto esencialmente individual y egoísta. Yo, como individuo, decido desprenderme de un ámbito, legal o ilegalmente, y sólo yo me beneficiaré de sus ventajas y asumiré sus consecuencias. Yo, individuo, me desprendo del Estado para obtener un servicio que considero de mejor calidad pero en ningún momento voy a imponer el desprendimiento a otros ni lo hago con la pretensión de que el Estado se tambalee. El objetivo no es que el desprendimiento sea masivo y con ello el Estado deje de tener razón de ser.

Esto es precisamente lo que hacen muchas familias cuando deciden desescolarizar a sus hijos porque la escuela les está perjudicando. Deciden apartarse de ella (se desprenden del sistema escolar, sea público o privado) buscando un beneficio para sus hijos. El objetivo no es social ni político, no pretenden destruir el sistema sino que están tomando una decisión individual (en este caso, familiar) que sólo les afecta a ellos.

 

individualista