En la escuela se pierde mucho tiempo

 

Continúo escribiendo el libro con la técnica de NaNoWRiMo. Consiste en escribir 1666 palabras al día durante todo el mes de noviembre. De momento no he escrito todos los días pero tengo una media de palabras de 1708, así que el resultado es positivo. He decidido dedicar una entrada semanal al proceso de creación del libro; no a su contenido, que de esto va todo el blog, sino al proceso de escritura siguiendo estas normas.

 

En la escuela se pierde mucho tiempo. Se pierde tiempo porque se obliga a los niños a “aprender” en momentos en que la mayoría de ellos no tienen interés por lo que se les está intentando transmitir. Se pierde tiempo porque a cada materia se dedican sólo dos o tres horas semanales, cuando la mejor forma de aprender algo nuevo es dedicándose a ello intensivamente durante el tiempo que sea necesario.  Fíjense que los adultos, viendo una serie televisiva a razón de un capítulo por semana, a menudo perdemos el hilo por los días que han pasado desde que vimos el último. Eso hablando de series que vemos porque queremos, porque nos gustan y nos interesen. Ahora imagine si todas las semanas, en vez de un capítulo de Breaking Bad, tuviera que ver una conferencia sobre un tema que no le interesa. Y que para entender cada conferencia tuviera que haber asimilado lo que se contó en la de la semana anterior. Recuerde que se trata de un tema que no le interesa, no de algo que usted ha elegido porque le interesa. Sólo porque una ley dijera que todas las personas de entre 25 y 50 años están obligadas a ver una conferencia semanal sobre ese tema y a pasar un examen sobre el contenido. Suena a abuso cuando hablamos de adultos y, sin embargo, nos parece normal, aceptable e incluso deseable cuando se trata de niños.

 

gatto_loqueeltimbre